En Venezuela avanza una experiencia inédita sobre la africanidad mundial

En el mes de abril de 2012, una delegación de alto nivel de la República Federativa de Brasil, luego de visitar las instalaciones del Instituto de Investigaciones Estratégicas Sobre África y su Diáspora, popularmente conocido como Centro de Saberes Africanos, y tras sostener una amplia conversación sobre los objetivos, alcances y funciones de la novel institución, expresaron su admiración por esta idea hecha realidad, con la frase “En Brasil no tenemos algo como esto, es una iniciativa fantástica”.
Para ese momento el Centro de Saberes Africanos apenas había cumplido un año completo de actividades, si bien su presentación pública se realizó el 27 de enero de 2011 en la sede principal de la Universidad Experimental de las Fuerzas Armadas (UNEFA), ante el mundo académico, los sabedores y sabios populares, y la ya extensa red de Cátedras Libres África en Venezuela.
¿Africanidad es África?
Por mucho tiempo, en los países del Sur, la visión sobre la africanidad ha sido muchas veces reducida al área del al Sur del Sahara del continente. Así pesar de las evidentes pruebas científicas del origen de la humanidad, esa área continental ha sido presentada como lejana, tribal, llena de calamidades que parecieran exclusivas del citado territorio. África Subsahariana es más que eso, y África también incluye el Sahara, la costa Sur del Mar Mediterráneo, llena de cultura árabe y la inmensidad de islas naciones del Océano Indico con sus componentes asiáticos
En septiembre de 2006, un estudio de la Comisión de Unión Africana exponía que para el año 2020, África sería para bien o para mal el centro de la Economía Política Mundial. Pocos en el Sur se tomaron en serio tal premisa. No obstante el desarrollo de los acontecimientos daría la razón a la Unión Africana.
Al momento de expresar, lo que parecía un insulto a las leyes económicas, el continente africano venía creciendo por encima del promedio mundial,  desde 2002. ¿Qué estaba sucediendo? Los africanos desde el año 2000 se decidieron a superar la pléyade de conflictos que había azuzado Europa desde el momento mismo de la descolonización. Así para el 2012, el FMI, en un informe que  ha divulgado lo mínimo posible, reconoce que de las primeras 10 economías del crecimiento en el mundo en el periodo 2002 – 2012, siete son africanas, y otras seis ingresaran a la lista de las principales 20 en 2013. Por ejemplo, en el año 2010 Angola fue la segunda economía en crecimiento del mundo y en el año 2011 lo fue Ghana.
Esa es parte de la realidad africana actual. Como también lo es ahora las nuevas estrategias de las grandes potencias para no perder la preeminencia y control del continente. Los países herederos de los imperios colonizadores quieren seguir conservando su control sobre los territorios que hasta los años 60 del Siglo XX dominaban.
Estos colonizadores y neo colonizadores invisibilizaron la historia africana y borraron a través de la imposición de sus métodos educativos, de su avasalladora presencia comunicacional, la verdadera historiografía africana y sus nexos con el resto del mundo. Sostienen una intensa carrera para convencernos de que África no es el mundo, cuando en verdad, el mundo ya está girando en torno a África. No habrá multicentrismo ni pluripolaridad perfecta, ni salvación del planeta si no entendemos en toda su dimisión este axioma.
Antes de la esclavitud
Punto de partida para la mayoría de los que se acercan al hecho africano en América es la forzada migración de seres humanos utilizados como mano de obra esclava. La ventaja de las investigaciones pudiera estar en que cada día  se conoce más del legado de los pueblos africanos a este lado del mundo. Desde los cultivos agrícolas traídos y hechos fructificar en estas tierras, las construcciones de bahareque, los prefabricados, gastronomía, música, baile, medicina e identidad nacional.
No obstante, se está comprobando que la historia va más atrás del hecho de la esclavitud. Y es entonces cuando emergen ante el investigador y sus destinatarios las grandes culturas africanas que utilizaron la piedra, el hierro, el oro, la pintura, las matemáticas, la astronomía, la navegación…
El centro del mundo
Pudiera parecer jactanciosa la premisa del informe de la Unión Africana. Total, poco interesa a la soberbia de Europa, EEUU y a las potencias asiáticas que los eternos empobrecidos africanos, llenos de enfermedades, guerras, hambre quieran  ocupar puestos reservados al Norte, a Occidente.
De pronto, aparece publicada por la UNESCO, la Historia General de África, unas 8.000 páginas que recogen el esplendor del verdadero viejo continente, con sus grandes culturas o civilizaciones, con gloriosas ciudades y sociedades avanzadísimas que habían sido ocultadas tras la cruenta esclavitud. Se editó en francés, inglés, portugués y español. Misteriosamente, el depósito con los tomos en español se quemo y se perdieron los tomos V, VI y VII, ocurrió en la sede de la UNESCO en Francia. Fue escrita por africanos, pero de manera insólita no ha sido traducida a las principales lenguas bantúes ni al árabe.
No obstante, el mundo descubre que junto con los africanos llegados a Europa y América vino la ciencia, la medicina, los saberes que al mezclarse con los de los pueblos originarios se constituyen en raíz y savia de las nuevas culturas.
Volver a África al pasado
Tanta grandeza incomoda. Para más, la gente africana, luego de la descolonización descubre todo su potencial y el de su continente. Aparecen las formas de organización como el Panafricanismo, el Africanismo, el Panarabismo, los movimientos islámicos, las organizaciones de integración regional y subregional. África se va estudiando y organizando a sí misma. Comprende la importancia del medio ambiente, del comercio, de la cooperación Sur Sur, de la igualdad sexual. Plena los escenarios multilaterales del sistema ONU con las grandes banderas de la humanidad. Tanta conciencia incomoda. En particular, porque impide operar a sus anchas a las trasnacionales imperiales.
Así, sin más, desde 2005 recrudece la conflictividad africana y las grandes organizaciones deben distraerse en  la mediación y solución de los conflictos bélicos. Cuando los problemas de la región de los Grandes Lagos, Sierra Leona, Liberia, Somalia, Eritrea, Etiopía mermaban en intensidad, afloran los golpes de estado en Mauritania, Madagascar, las Guinea continentales; elecciones sangrientas en Kenia, asedio a Zimbabwe, se divide a Sudán  y se ataca a morir a unos de los principales motores y financistas de la unidad africana como lo fue la Libia de Gadafi. Nada es fortuito aquí, los motivos esgrimidos por el Norte se caen por si mismo. No están preparado para un África despierta y consciente de su poder
El Centro de Saberes Africanos
Las grandes potencias del mundo han formado importantes y poderosos centros de estudios y de investigación para monitorear a África. Con profesores propios y la misma África fueron conformándose equipos de investigadores  que luego han pasado a las nóminas de los organismos de toma de decisión y a la propia diplomacia. Son los casos de EEUU, Francia, Gran Bretaña, Irán, China, India, Rusia entre otros.
En Venezuela, desde la creación del Despacho del Viceministro para África del Ministerio de Relaciones Exteriores, se comprendió la carencia en el país de un conocimiento sistematizado sobre la africanidad. Si bien, algunos estudiosos habían abordado el legado de la diáspora desde una perspectiva histórica, libertaria, cultural y en especial antropológica, el aspecto geopolítico era escasamente o nada conocido, hasta por el propio personal del servicio exterior. Menos se vinculaba políticamente, como bien lo hicieron los panafricanista en 1900, la natural relación de África y su Diáspora en este lado del mundo.
En la medida que se producía el reconocimiento y el asumirse de origen africano, aumentaba la necesidad de un mayor conocimiento para las comunidades, el “Quiero saber de dónde vengo” se fue haciendo común. Por otra parte, mientras que se afianzaban los vínculos diplomáticos Venezuela con África, se incrementaba el perentorio conocerse más.
En importantes foros como la Cumbre de Países Árabes – Suramericanos (ASPA) y la Cumbre de Países Suramericanos – Africanos (ASA), las declaraciones finales y los planes de acción solicitaban la urgencia de estudiar a los grandes bloques. Tal llamado ha sido hecho en varias oportunidades por el Presidente de la República Bolivariana Hugo Chávez, la más reciente de ellas, el 20 de septiembre de este año 2012, en el fragor de la campaña electoral.
En Venezuela, en línea con las necesidades mencionadas, propusimos la creación de un Instituto de Estudios y de Investigaciones que recogiera el gran interés por la africanidad; pero también que aportara elementos continuos y veraces sobre África y su diáspora en América.
Un Instituto de Estudio de nuevo tipo, sin acartonamientos ni burocracias restrictivas que diera cabida a lo académico pero a la vez a la sabiduría popular, la que sin grandes títulos es poseedora de saberes en distintas áreas. De allí que la institución propuesta tuviera la flexibilidad de un taller artesanal para aprender la esencia y la procedencia y sobre todo la conectividad histórica de los pueblos.
Una institución para la investigación y la observación situacional constante, para que las causas de los acontecimientos no sigan presentándose sin coherencia y con absurdo asombro  como si los países de África y su Diáspora fueran entes aislados.
Un Centro de Saberes, que además del diagnóstico, pudiera a fuerza de la investigación proponer y recomendar basado en elementos de alta confiabilidad fruto de la formación del talento humano dedicado a este campo.
Primer Año del Centro de Saberes
El Centro de Saberes Africanos, apenas instalado, sin limitarse por las consabidas dificultades económicas o de espacios físicos, superables por la mística y el compromiso político e internacionalista, comenzó a generar acciones y actividades para el cumplimiento de su misión.
Una relación sucinta de la gestión del Centro de Saberes Africanos nos comprueba el por qué la alta delegación de Brasil, el país más africanizado de Suramérica presentó el elogió con el cual iniciamos este discurso:
1- La institución organiza y realiza actividades en el orden cultural, científico y político que promueven la pluralidad cultural y la diáspora del continente africano, a fin de estimular y coordinar la investigación en el campo científico y en el dominio de los estudios humanísticos, sociales, culturales y políticos.
2.-  Ha venido desarrollando docencia, investigación y extensión a través de cursos, talleres, seminarios, programas audiovisuales para gestionar la información y generar conocimientos como elemento clase en la construcción de poder (saber y hacer; investigación y acción).
3.- Nuestra Institución posee ya una base de datos y un centro de documentación que facilita el proceso investigativo, tal vez el de más nutrido del país.
4. —El Instituto pondrá en breve en funcionamiento un observatorio situacional sobre África y otro sobre El Caribe Africano.
En este proceso la interrelación es fundamental. El Centro de Saberes Africanos, ha fomentado el trabajo conjunto con otras instituciones académicas y comunitarias. Destaca el intenso trabajo con la Escuela Latinoamericana de Medicina Doctor Salvador Allende (ELAM) en la cual cursan estudios más de trescientos estudiantes de veintidós países africanos así como unos mil de países de Nuestra América, lo que convierte este trabajo conjunto en una verdadera cantera de conocimientos y saberes.
En lo internacional, resalta el Seminario de África a América: Transformaciones del Pensamiento y la Espiritualidad, en cooperación con el Departamento de Filosofía de la Universidad de Sevilla y el Seminario de Identidad Latinoamericana; también El Encuentro Sincrético de la Diáspora Africana en el Caribe; y más recientemente la participación en el Foro sobre Afrodescendencia y Descolononizaciòn de la Memoria con el Centro Nacional de la Historia.
En esa línea de acción, la comunidad caraqueña tuvo la oportunidad de interactuar con el cuerpo diplomático de Venezuela en África en el dinámico Foro: Geopolítica y Conflictos en África, un espacio concebido para la interacción de los dieciocho (18) Embajadores y Encargados de Negocios con estudiantes, autoridades universitarias, red de medios públicos y público en general.
El Centro de Saberes Africanos se convirtió en un espacio de referencia funcional para múltiples actividades que persiguen los objetivos de la Institución y los reseñados en este trabajo. Así, escuelas, liceos, colectivos, movimientos sociales, poderes públicos, personalidades, universidades, cofradías, artistas, grupos musicales, consejos municipales, medios de comunicación han encontrado en el Centro de Saberes Africanos un aliado y acompañante en acciones que persiguen iguales metas.
La actividad del Instituto de Investigaciones Estratégicas para África y su Diáspora se ha masificado gracias al uso positivo de los medios de comunicación. El equipo de la Institución mantiene, en convenio con la Radio del Sur, y YVKE Mundial un programa ínter diario en el cual se difunde secciones sobre los países africanos, de la diáspora, su música, geografía, política, cultura, noticias positivas, análisis político. El programa, se sintoniza nacional e internacionalmente de acuerdo a la gran potencia de la emisora que llega a varios países de Nuestra América.
En la prensa escrita, cada domingo las personas interesadas pueden leer en el Diario VEA, de circulación nacional la página “En Sintonía con África”, Y en la web, la institución cuenta con el Blog del Centro de Saberes Africanos y el Blog de Afroamiga, este último cercano a las trescientas mil visitas y casi dos  mil seguidores. Y está por abrirse una página Web que permitirá implementar vídeos conferencias y programas basados en la educación a distancia, así como un innovador programa para TV, en sintonía con la nueva era de la televisión digital.
 El Centro de Saberes Africanos apoya su misión en publicaciones como el novedoso calendario Héroes y Heroínas de la Africanidad en Venezuela, cuya distribución se realizó en instituciones educativas de primaria, media, diversificada y universitaria e instituciones del estado; el libro “Nuestra América Negra. Voces y territorios de la interculturalidad afrodescendiente¨ coeditado con Cátedra Libre África de la Universidad Bolivariana de Venezuela.
Largo sería seguir enumerando la dinámica y certera acción del Centro de Saberes Africanos, la cual demuestra que con mística, credibilidad, acompañamiento se puede realizar un trabajo pionero y necesario para las relaciones internacionales de Venezuela, América y África, nodales en los objetivos de la identidad nacional, la pluripolaridad y la salvación del planeta tierra.
Podemos resumir que la importancia de esta institución radica en el hecho de que aborda estudios, investigaciones, aportes y espacios para dialogar con formas de conocimiento invisibilizadas históricamente y que a partir del proceso revolucionario se ponen de manifiesto al crear las condiciones para el desarrollo de proyectos que permiten superar la mirada colonial del conocimiento.
Muestra palpable de ello, son las 26 tesinas presentadas por los estudiantes del Diplomado que han abordado acertadamente las líneas de investigación planteadas por nuestra institución:
—La africanidad y sus aportes mundiales.
—Historia y geografía de África. Las regiones del continente, la sexta región.
—Los panafricanismos y el africanismo en África y en el mundo.
—Procesos políticos en África y su diáspora en los siglos XIX, XX y XXI.
—Ciencias, culturas, tecnología, ambiente y sociedad.
—Procesos de integración y cooperación de África con el resto del mundo.
—La cooperación Sur – Sur. Procesos bilaterales y multilaterales.
Pensamos que en la medida en la cual se fortalezcan experiencias como la que presentamos en estas páginas, en la misma medida irán cayendo los velos colocados sobre la Africanidad, lo cual ha de llevarnos al fortalecimiento de la complementariedad Sur – Sur y con ello un mayor equilibrio del universo, basados en los objetivos históricos de avanzar hacia un mundo multicéntrico y pluripolar. En esta acción, la formación, la divulgación y la construcción de conocimientos y saberes sin camisas de fuerzas clásicas son esenciales.
El Diplomado en Saberes Africanos ha sido una fuerte experiencia de construcción del conocimiento, casi doscientas horas intercambio sin sumar las actividades que se fueron generando y la participación de los cursantes en las múltiples actividades del Centro o del Despacho del Viceministro para África. Ahora tenemos un potencial de compatriotas con conocimientos certificados, sistematizados o iniciados. Compatriotas provenientes de las instituciones del Estado por lo que se convertirán en multiplicadores y aplicaran lo adquirido. Compatriotas de los movimientos sociales ahora con más herramientas para sus luchas políticas. Una de ustedes, Lesbia Morales, escribió un ensayo que resume muy bien lo que ha pasado en este último año, cito:
 “Después de ser postulada para participar en el Diplomado en Saberes Africanos, mi expectativa se quedó corta al entrar en contacto directo con la dinámica y posibilidades de nuevos conocimientos. Aprendimos que el Congo es el país más rico del planeta; que Etiopía es el país más viejo del mundo, y que de allí viene el café; también supe que espiritualmente nunca fueron esclavizados, y que allí nació la vida, que es la cuna de la humanidad. Me enteré que Guinea es el primer poseedor de bauxita en el mundo; Kenia uno de los países con más agua en el planeta; que Somalia es el Vietnam del África; que Goré -la “isla del no retorno” se encuentra en Senegal, y pude comprender que África no es un Continente pobre sino empobrecido. Con el Centro de Saberes Africanos, pude además comprender e identificarme con la fortaleza espiritual, moral y física del africano y su Diáspora. No exagero al decir que de su mano, hoy me siento protagonista de un viaje hacia mis adentros, en el que descubro la génesis de ésa fuerza telúrica con la cual siempre me identifiqué y cuyas expresiones hoy forman parte determinante de mi perfil humano y cultura”.
Ahora, una nueva cohorte de 50 personas provenientes de Yaracuy, Guárico, Barlovento, Valles del Tuy, Vargas y Caracas ya recorre el camino en una novedosa forma que hemos ideado en consulta con los propios aspirantes y las Cátedras Libre África.
De mi parte y de parte del equipo que gran mística agradezco a Instituciones como el FONACIT que nos acompaña decididamente en este gran proyecto llamado Centro de Saberes Africanos, que con modestia debemos decir que se está convirtiendo en una referencia internacional; al Academia Diplomática Pedro Gual, que además de acercarnos institucionalmente nos auxilia con los espacios físicos, que aún no posee nuestro Instituto, para impartir las clases. Por los supuesto al equipo docente, mis grandes amigos como son Belén Orsini, nuestra combatiente Coordinadora Académica, Beatriz Aiffil, María Gabriela Mata, Basem Tajeldine, Gerónimo Sánchez y Alejandro Correa quienes estuvieron al frente de esta promoción.
Y por supuesto al equipo administrativo del Centro de Saberes, entre ellos el detallastista Rafael Arrundell, nuestro Coordinador de Cultura y Solidaridad con los Pueblos, y al histórico y eficiente equipo del Despacho del Viceministro para África que me acompaña desde hace 8 años. A todos y todas, gracias.
Felicitaciones y enhorabuena amigos y amigas que egresan hoy.
Independencia y Patria Socialista
Reinaldo Bolívar
Discurso con motivo de la graduación del Primer Diplomado en Saberes Africanos
Museo Boliviano, Caracas, 1 de noviembre de 2012
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s